EDÚQUESE, NO TRAGUE ENTERO

En uno de sus últimos vídeos nuestro famoso youtuber, Juampis González, dice que: por estos días la verdad está más escasa que el oro; y, curiosamente, la última edición impresa de la revista Semana tiene en la carátula el épico título: ¡La batalla por la verdad! A continuación, como subtítulo se plantea una importante pregunta: ¿cómo asumirla en la era de las noticias falsas y la posverdad? Para esta importante revista una de las preguntas más difíciles que tendrá que resolver la sociedad colombiana es si la verdad que está saliendo a flote en distintos escenarios va a permitirle al país cerrar las heridas que siguen abiertas o si, por el contrario, esa verdad va a convertirse en la semilla de nuevos odios que pueden perpetuar la violencia.

Con esto se denota que el tema filosófico del conocimiento y nuestra posibilidad de acceso a la verdad que hemos abordado en guías anteriores es un tema moderno que ha retomado mayor importancia dada la desorbitante proliferación de información a la que estamos sometidos mediante las redes sociales, para decirlo todo en pocas palabras: ¡la verdad está de moda! Y está de moda, en parte porque se le suele confundir con su prima hermana: la posverdad. Puesto que, bajo este término, que proviene del inglés post-truth, se define a la distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Así, en la posverdad, los datos objetivos tienen menos importancia para el público que las opiniones y emociones que suscita. La verdad suele encontrarse en los hechos y su prima hermana posverdad suele encontrarse en las redes sociales y canales de información que cuentan esos hechos con el propósito de generar aprehensión o rechazo a una postura determinada.

Un buen ejemplo de esto fue el ejercicio que en cierta ocasión realizó el profesor Eduardo Infante: “En cierta ocasión pedí a los alumnos que hicieran un trabajo de investigación sobre las actuales teorías cosmológicas. Lo que ellos no sabían era que, la tarde anterior, el canalla de su profesor de filosofía había trufado el artículo de la Wikipedia dedicado a ese tema de datos erróneos, como «la actual teoría cosmológica es la del diseño inteligente, que postula la existencia de un creador del Universo. Esta teoría se considera verificada y tiene el apoyo de toda la comunidad científica». Cayeron como moscas y se produjo un auténtico holocausto de ceros. Cometieron el error de hacer su trabajo a partir de la misma y única fuente, sin comprobar la veracidad de la información.

Nunca imaginaron que su profesor de filosofía era, en realidad, un genio del mal que había usado toda su inteligencia para engañarlos y hacerles creer que lo falso era verdadero. Mi tutor de bachillerato fue de los pocos que se percató de ello hace muchos años; cuando lo descubrió, me intentó disuadir con estas palabras: «Si pusieras tu inteligencia al servicio del bien y no al del mal, el mundo sería un lugar mejor». ¿Quién te asegura que no sigo pasando mis tardes sentado ante el ordenador, bebiendo buen vino y llenando la Wikipedia de información falsa? ¿Deberías fiarte de lo que lees en la pantalla? ¿Cómo distinguir la información auténtica de la falsa? ¿Qué criterios deberías seguir para asegurarte de que una verdad es verdad y no posverdad?” El objetivo de esta guía de aprendizaje es incitar a los estudiantes a reflexionar sobre este importante problema que nos compete como ciudadanos y cibernautas.


PROPUESTA DE ACTIVIDAD


A continuación, observar el documental: La Democracia de los crédulos: Teorías conspirativas en internet, en este se habla de las opiniones que se difunden sin filtros y sin pruebas por la red y reciben el mismo crédito que contenidos periodísticos cuya veracidad ha sido constatada. Inspirándose en el libro de Gérald Bronner «La democracia de los crédulos», este reportaje analiza la predisposición natural de nuestro cerebro a creer mitos conspirativos absurdos. ¿Según qué principios y patrones funcionan estos mitos? Y, si el cerebro es tan fácilmente influenciable, ¿tienen entonces oportunidad de prevalecer los hechos y los conocimientos frente a las creencias? El documental se encuentra en el enlace: https://youtu.be/dHBt6SQvPxM


BIBLIOGRAFÍA:

Paradigma 1 Filosofía, Capítulo II: El conocimiento, Ed: Vicens Vives

Filosofía para Mentes Inquietas, Ed: Penguin Random House

Pensamiento Filosófico 1, Ed: Santillana, S.A.

10 vistas