top of page

Blog NEURÓFILOS

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS

Este comentario es del 2020. En ese tiempo me estaba afectando perder mi último año colegial. No por fanatismo al colegio, sino porque me gustaba pasearme por los pasillos durante clase o descanso y ver a la gente haciendo cosas. Generaba en mí cierta tranquilidad, alegría o paz, es lo mismo, me sentía bien. Así que en ese estado de encierro deseaba leer algo que me hiciera sentir joven, vivo, e incluso quizá, libre. Si no recuerdo mal, el profesor Cabal me compartió dos libros en pdf. Después de leer, hice sus respectivos comentarios escritos. Aquí hay uno de ellos, que leo luego de dos años. Corregí algunas cosas, sobre todo de puntuación, para que fuera legible. Cuando lo escribí me parecía coherente y con sentido, ahora sé que con grandes errores de redacción dije poco. Para dar un poco de contexto, que no di al momento de escribirlo, el libro que comento a continuación es una novela cuyos protagonistas son un chico y una chica. Sería fácil decir que es de “romance”, pero, aunque a veces lo intenta o aspira un poco a eso, no es correcto catalogarlo de tal forma. Más bien es la vida “normal” de dos jóvenes que en determinados puntos de sus vidas coinciden en el mismo espacio y tiempo. Surge algo, sin embargo, imitando a la realidad, los cortos trayectos que transitan juntos llegan a su fin definitivo. Un fin que siempre deja el recuerdo de las torpezas del camino, palabras nunca dichas, acciones deseadas y no hechas, en definitiva, la cobarde pusilanimidad de la juventud inexperta cuya concreción normalmente llega tarde. Tarde, una cachetada de normalidad para un tiempo anormal de encierro. Siempre tarde.


Voy a hablar del libro que me acabo de terminar el día de hoy. Su nombre es "La Soledad de los Números Primos" y ha sido un libro que ha logrado entretenerme. Al principio no le pude coger el tiro, o pues seguirle bien el hilo, pensé que iban a ser historias cortas sin ninguna relación. No obstante me di cuenta de que era una novela, con varios personajes. Su forma de introducirlos era ir contando una “breve” historia de algún suceso de cuando eran niños, hecho que los marcó. Luego con la complicidad del azar los protagonistas se van juntando, pero no para estar juntos por siempre. Me refiero a que en cierto espacio tiempo, de formas breves, se encuentran sin mayor relevancia. La historia se cuenta desde dos perspectivas, separadas la una de la otra. Aunque estén los dos protagonistas juntos, en una misma escena, se puede identificar en cual se está centrando el autor. Aunque estén los dos en un mismo espacio, se sabe implícitamente desde que perspectiva se está narrando la historia.


Este libro me pareció algo curioso, no tiene nada más allá de lo normal. Hay un pequeño misterio, pero no es nada fantástico, yo diría que se narra algo cotidiano, algo que es común que suceda. El normal pensar de niños y jóvenes que se encuentran en ciertas situaciones, que no se saben expresar, que están en crecimiento, inexpertos que no comprenden las “consecuencias” de sus actos. Pero lo que se muestra está lleno de normalidad, las cosas se van dando a medida que los personajes van creciendo, mientras cargan con las marcas del pasado que no pueden borrar. Da la impresión de que podía haber pasado muchas cosas que quedaron en la imaginación del lector y que tienen semejanza con lo que ocurre a diario. Se nos muestran dos personajes reales, en los que de alguna forma nos podremos identificar a lo largo del transcurso de la historia.


Toca un par de puntos, como cuando un padre obliga a su hijo a hacer algo, creyendo que eso le gusta. Pero se equivoca, y su hijo al no saber expresar con claridad y sin miedo sus pensamientos, se ve obligado a hacer dicha actividad que su padre le impone. Con el convencimiento de su creencia, no le pregunta a su hijo si se siente cómodo haciendo esa actividad. Claramente una falta de comunicación de parte de los dos, que a medida en que pasa el tiempo se va agravando. Se provoca una gran brecha entre padre e hijo que imposibilita una verdadera comunicación, esa que va más allá de los monosílabos que se usan como respuesta a cada pregunta.


Otro aspecto interesante es cuando uno de los personajes se da cuenta que el lugar que alguna vez en el pasado estuvo ocupando, ha dejado de existir sin dejar rastro de él. Es en ese momento donde se percata que no puede volver a esos momentos que solo se encuentran en su memoria. El lugar físico de tantos recuerdos ha sido borrado y no vale la pena volver a un lugar donde ya no hay cabida para él. Así lo que alguna vez fue o pudo ser, se ha ido por el drenaje sin posibilidad de ser recuperado. Por eso ese mismo día dejo el país que alguna vez lo vio nacer para regresar a donde aún hay algo de su existencia. (Esta última oración poso sentido tiene si no se ha leído el libro).

19 visualizaciones

Comments


bottom of page