top of page

Blog NEURÓFILOS

Necesito sufrir mi adicción en lugar de disfrutarla

Actualizado: 13 may 2021

De seguro que esta noche tampoco lo dejaré de lado, no puedo resistirme, ¿cuándo sé que soy adicto a algo y no simplemente hago dicha acción por voluntad propia? Me duele reconocer que puedo ser adicto a algo, pienso que me resta disposición y fuerza de voluntad. Es como rendirse a las costumbres destructivas de mi comportamiento subconsciente. No lo sé, de seguro es mi mente trasnochada la que habla, o es el café sin azúcar que tanto he prometido evitar en las noches.

Que duro sería reconocer algo de esa magnitud, ¿no? Decir que soy adicto a cualquier cosa me hace sentir débil, porque es como admitir un delito en contra mía. Es como faltarme al respeto, saber que lo hago y de todas maneras seguir faltándome al respeto. Es confuso, pero lo veo así, porque de otra forma, estaría postergando la disolución de mis adicciones que tanto pienso y me quitan tiempo.

Por ahora es un querer y no poder, es una planeación y una postergación. Quiero aprovechar mi tiempo, quiero hacer valer mis pasatiempos, tener días completos de productividad; pero ahora solo me quedo viendo al techo pensando en que es difícil pararme y hacer uso de tantos millones de segundos que al final son los sonidos de un segundero de lo más olvidadizo posible.

Tal vez la clave sea tocar fondo ¿Tocar fondo o sentirme devastado por mi adicción? No sé cómo tomar esto, porque mal ya me siento y no quisiera estar peor. Ese fondo no me ha llegado y ni he empezado a alzar la cabeza. ¿Dónde está mi fondo y cuándo puedo tocarlo? Al parecer necesito rendirme completamente con la gravedad y dejarme caer, porque el techo lo veo pero no la forma de llegar allá; paradójicamente no veo el fondo tampoco, simplemente siento como voy hacia él. ¿Necesitaré sufrir? Porque la verdad no veo otra salida, es una vista de túnel y se me hace lógico por ahora tener que estar abajo, tocando el piso, para pararme y saltar.

Trato de no ser tan catastrofista del todo. ¿Será que no estoy perdiendo mi tiempo en una adicción autodestructiva sino que estoy invirtiendo mi tiempo en un futuro pasatiempo positivo? ¿Cómo saberlo? No conozco el futuro y no lo conoceré si sigo acostado, eso está claro. Si esta adicción es en realidad una inversión ¿tendría que sentirme bien del todo? Porque sustancialmente de cualquier manera me siento bien en un inicio, pero al ser consciente de la realidad mis emociones me boicotean el día. ¿Los universitarios disfrutarán estudiar en las noches? Por ahora será una adicción, porque la quiero dejar y me han dicho que las adicciones son malas, ¿no?

A regañadientes confesaré entonces que soy un adicto, no controlo mi adicción y lo peor es que ahora quiero caer. Siento que debo recibir el baldado de agua fría o la cachetada inesperada. Tal vez así entenderé el valor del equilibrio en la vida. No tengo el valor por el momento de dejarlo, pero si el de hacerle frente al frio suelo al que caeré. No tengo iniciativa de cambiar ahora, pero sé que la tendré cuando me aborrezca. No quiero evitar lo que podría ser, quiero enmendar lo que fue. Supongo que así es la manera en la que empiezo a tener mi propia fuerza de voluntad para rehabilitar esta adicción. Maldita la hora en la que decidí esto, pero así es la cosa: necesito sufrir mi adicción en lugar de disfrutarla.

50 visualizaciones

Comments


bottom of page