top of page

Blog NEURÓFILOS

Neurófilos es…

En la vida sufrimos como seres humanos que somos. En mi caso, por ejemplo, he tenido vivencias personales muy fuertes, que alguna vez me hicieron cuestionar, el por qué y para qué estaba yo en este mundo. Pensaba que la vida era en su mayoría mucho sufrimiento, y poco de felicidad; o sea, en ese entonces, no le hallaba sentido a esta vida y tenía una cierta crisis existencial. Y aunque suene algo duro, pero lo reconozco, Dios y la religión no me ayudaron mucho que digamos. Ello me llevó a sentirme algo solo al darle frente a los problemas que tenía delante de mí. Después de todo eso, pasó el tiempo, las cosas mejoraron y decidí apartarme del mundo de los teístas y creer en lo que yo creía, mas no en lo que los demás me decían que tenía que creer. Ahí fue donde poco a poco se fue formando mi carácter como persona, pues había tomado una decisión muy importante para mi vida, que la cambiaría radicalmente. Sin embargo hubo diversas situaciones en las que no sabía cómo actuar, y me dominaba aquel cerebro primario dejándome llevar por las emociones.


A parte de ello, era algo perezoso para ciertas cosas, como por ejemplo, la lectura, pues no la consideraba como algo indispensable para vivir, porque erradamente me creía inteligente, y acepto que tenía muchos juicios con respecto a ella (como por ejemplo el hecho de que me gustara más la matemática, me justificaba decir, que yo no era bueno para la lectura y con la matemática sería suficiente para vivir) También tenía una pésima ortografía, que minuciosamente he ido puliendo hasta ahora, así que escribir ni se me pasaba por la cabeza. Mi mundo prácticamente era el futbol, el ajedrez, mis supuestos “amigos”, la relación que tuve y las danzas. De todo ello, lo único que todavía permanece presente en mí, el día de hoy, es el gusto por el ajedrez, lo demás está en el rincón del olvido, que muy de vez en cuando reviso volviendo, pasajeramente, ese gusto por el futbol cuando tengo un balón en mis pies o sintiendo esas ganas de bailar cuando colocan un merengue o una buena salsa. Aquel amor que sentí un día por una persona, hoy ya lo siento por otra, y de “amigos” ni hablo pues la mayoría me dio la espalda.


Con todo esto quiero decir que Neurófilos ha sido una de las mejores decisiones y quizá la elección más importante, gratificante y significativa que he tomado, aparte de ser, también, una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. Este proyecto me ha sacado cientos de sonrisas, me ha ayudado a reflexionar y razonar sobre varios aspectos de mi vida (lo que antes he mencionado), en donde sinceramente he notado un cambio radical, aplicando TREC, aceptando a los demás tal cual como son y aceptándome a mí mismo, con el simple hecho de que somos seres humanos imperfectos. Es tan importante para mí, que lo he tomado como algo más efectivo que una religión sin necesidad de serlo, pues he basado casi todas mis creencias en lo que he aprendido ahí, y no necesariamente algún ser divino me tiene que condenar o premiar por hacer lo que yo considere que es lo mejor, y la mejor parte está, en que asisto a la mayoría de las sesiones porque quiero y me gusta hacerlo, sin sentirme obligado; sin que me den algo a cambio a parte del aprendizaje, porque en todas las reuniones del grupo hay algo nuevo por aprender; no es monótono como ir a calentar puesto a una iglesia o al colegio y escuchar los mismos sermones de siempre; no voy a perder el año por no asistir a las sesiones y tampoco me condenaré en el infierno si no le dedico los viernes, por el simple hecho de que no hay un Dios o una creencia definida como tal; no me ponen una nota si leo o no un libro, y tampoco Dios se va a enojar conmigo si no leo la biblia; no me van a dar algo a cambio por todo lo que hago y no hago, pero aun así vivo feliz y contento, pues no estoy adoctrinado. Pienso, hablo y me expreso como yo quiero, confío muchísimo más en mí, y creo en lo que yo quiera creer sin que me pongan límites.


Gracias a Neurófilos he podido cambiar la gran mayoría de mis pensamientos, que por lo general eran irracionales, en algo más realista. Frases como –“usted no sirve para nada”, “nunca haces nada bien”, “Siempre es lo mismo con usted”, “Si usted hace eso Dios no lo perdona y se condena en el infierno”… y muchas más.- Eran las que me mantenían atormentado, porque me las creía. Ello sumado a una situación difícil que estaba viviendo en mi casa, y las presiones del colegio (pues, anteriormente era una “joyita” de estudiante) me llevaban a tener hasta pensamientos suicidas, sin llevarlos a cabo, llegado a mí la crisis existencial. Hoy día recuerdo todo eso y reflexiono una, dos y tres veces, notando el gran giro que ha tomado mi vida con el solo hecho de cambiar lo que yo pensaba acerca de lo que me decían y no creérmelas, siendo así, un poco más feliz y encontrando mi lugar en este mundo. Creo que si no encajé muy bien en el colegio ni en la religión (pasando por la evangelista, cristiana y católica), en Neurófilos sí encajé perfectamente.

Quizá yo no sea el mejor Neurófilo que haya ingresado al proyecto, pues no soy el que más ha leído ni el que más ha escrito. Pero Neurófilos sí es lo mejor que ha podido ingresar a mi vida, porque es lo que más le ha brindado cambios, desde mi punto de vista…

Neurófilos es mi educación, mi religión y en pocas palabras mi estilo de vida… Así de significativo ha sido este proyecto para mí…


56 visualizaciones

Comentários


bottom of page