Conoce nuestros 6

valores

1. libertad de elección y fuerza de voluntad

Tengo la capacidad de elección sobre mi herencia y sobre todo muchas de las cosas que me suceden en la vida. Puedo influir sobre los demás, pero raramente controlarlos. Pero si puedo trabajar duro para controlar mis propios pensamientos, sentimientos y conductas.

La fuerza de voluntad consiste en:

  • Mi decisión de hacer (o no hacer algo).

  • Hacerme tomar la determinación de hacerlo.

  • Obtener el conocimiento adecuado sobre cómo hacerlo.

  • Actuar en función de mi determinación y mis conocimientos.

  • Seguir diciendo, tomando determinación, obteniendo el conocimiento adecuado y, sobre todo, actuando:

¡Sin acción no hay fuerza de voluntad!

2. Pensamiento flexible

Puedo controlar y limitar en gran medida mis trastornos emocionales y conductuales (sentimientos severos de ansiedad, depresión, ira, menosprecio y autocompasión), pensando en términos de preferencias y deseos, en lugar de exigencias absolutistas (como debería, tendría que o habría de, insistentes).

3. Aceptación incondicional de uno mismo

Me aceptaré siempre como un ser humano falible que comete muchos errores y equivocaciones. Elegiré mis propias metas y propósitos, y sólo evaluaré mis pensamientos, sentimientos y acciones como "buenos" o "malos" si favorecen o sabotean respectivamente mis metas individuales y sociales. No volveré a mí mismo de forma global, a mi esencia, a mi persona o a mi ser.

4. Aceptación incondicional de los demás

Aceparé incondicionalmente a los demás, aun cuando deplore sus conductas hacia mí y hacia los demás. Intentaré ayudar a los demás para que cambien sus conductas deficientes, y quizás me aleje de ellos sino quieren; pero no insistiré en que tienen que cambiar necesariamente, y no seré vengativo ni vindicativo sino quieren cambiar.

5. Alta tolerancia a la frustación

Reconoceré que la vida humana está llena de problemas, dificultades, desgracias e injusticias, y que es muy probable que siga siendo así. Haré todo lo posible por cambiar lo que pueda cambiar en esos problemas, por aceptar (¡Aunque no me guste!) lo que no pueda cambiar, y por tener la sabiduría de conocer la diferencia.

6. Anticatastrofismo

No definiré las cosas verdaderamente malas de mi vida como terribles, catastróficas u horribles. Con el catastrofismo, tiendo a quejarme de las circunstancias negativas, a pensar que son tan malas que no debería existir en absoluto, y a pensar que son totalmente ruinosas, y tan malas como ninguna otra cosa puede ser. Todo esto son exageraciones que no me van a ayudar a afrontar esos desafortunados acontecimientos. De modo que será mejor que deje de quejarme y me ayude a mí mismo a enfrentarme hasta con las peores adversidades.

Frases de neurófilos

Hechos para pensar

Todos somos seres humanos, ergo, todos pensamos. Sin embargo, nosotros hacemos y ponemos en marcha HECHOS que ponen y nos hace PENSAR.

No es una manera de ser conformista y mediocre, al contrario, es una frase que nos ayuda a dejar de quejarnos para tener la mente fría y racional para poder tomar decisiones.

Nada es tan terrible

Atacamos el anticatastrofísmo y la frustración, y la TREC es la mejor herramienta para ello. 

Sonríe, tienes TREC

© 2020 Neurófilos
C
reado por el grupo Neurófilos

Llámanos: 315 361 3079   /   proyectoneurofilos@gmail.com  / Cra 30a #44-17 Cali, Colombia.

Albert Ellis Institute Colombia
campus-1.png
CEREBRO-SOLO.png
neurofilos-letras.png